Tlf: 915 194 082 / 916 314 871

¿Portero automático con códigos o con pulsadores?

Una de las preguntas más frecuentes que nuestros clientes formulan cuando comparan presupuestos es esa ¿Qué es mejor, placa con teclado matricial (códigos) o placa con pulsadores?.


Aquí trataremos de analizar las ventajas e inconvenientes de cada una para que cada uno tome la decisión más conveniente.

 

En primer lugar, interviene el factor estético. Aunque no es que sea un factor decisivo, lo cierto es que ver una moderna placa de códigos llama mucho la atención. Gracias al teclado, las comunidades que cuentan con muchas viviendas podrán reducir el espacio que ocupa una placa que tiene tantos pulsadores como vecinos. De esta manera evitaremos que el portal sea invadido por una placa enorme.
Punto para la placa con teclado.

Una placa con tantos pulsadores puede resultar poco estética

 

 

 

En el lado económico depende del número de vecinos. Poniendo el ejemplo de una comunidad con 30 vecinos está claro que tener 30 pulsadores va a suponer un gasto mayor, tanto en su compra como en su mantenimiento.
Sin embargo una placa con teclado no compensa para pocos vecinos. Cambiar un pulsador puede costar entre 15-20 € (ojo, la pieza) y un teclado completo unos 250 € (igualmente sólo la pieza). Si es por economizar, el teclado se amortiza a partir de las 18 viviendas.
Punto para placa con teclado si >16 viviendas
Punto para placa convencional si<16 viviendas

Una placa con teclado para 10 viviendas no compensa económicamente.

En el campo técnico, el teclado ofrece muchas más ventajas. El teclado, además de para llamar a un piso, puede servir como mecanismo de control de accesos y abrir la puerta con un código PIN. También impide el uso errático del sistema, efecto también llamado “cartero comercial de dedo rápido”. Incluso añade privacidad si no queremos que se sepa los códigos de los pisos.
Punto para placa con teclado.

 

En el sentido funcional los pulsadores son más cómodos y fiables que el teclado. Llamar al vecino del 1ºA va a exigir pulsar sólo un botón mientras que con una placa con teclado, va a suponer, mínimo 2 (pudiendo llegar a ser hasta 6). A eso se añade la frecuencia de uso que castiga más a ciertos dígitos por reiteración.
Pensemos un ejemplo como 6ºA con código 10, 6ºB con código 11 y 6ºC con el 12. Ya vemos claramente el número “1” y la tecla campana va a sufrir mucho más desgaste que los otros dígitos. Este desgaste del numero 1 no se puede comparar con el que sufriría un pulsador único de cada piso.
Otra ventaja es que los pulsadores no dejan de funcionar todos a la vez sino que se van averiando progresivamente.El teclado peca de dejar de funcionar para todos, lo que será más molesto y lo que precisará de una actuación más rápida.
Punto para placa con pulsadores.

 

Hasta aqui las consideraciones que hablan que es mejor una placa con teclado siempre y cuando sean más de 18 viviendas ya que en caso contrario tendríamos un empate.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR